Las fotografías tienen la capacidad de congelar un momento especial, casi mágico, donde miles de emociones saltan para sorprender, hacer pensar, o en ocasiones, cambiar la vida de quien las está viendo.